Presentación

La revista literaria "Boliche" fue creada por tres estudiantes de Literatura de la PUCP. Sus nombres son Bruno Nassi Peric', Jesús Salazar Paiva y Rashell Díaz Castillo, quienes ahora le dan la bienvenida a equipo a Natalia Ríos Subiria, también estudiante de Literatura en la misma casa de estudios.
Este proyecto tiene como fin el difundir la literatura tanto de forma crítica, como en manera creativa. Por lo que se espera combinar trabajos de personas especializadas en la materia, como personas que aún se están abriendo paso, ya sean estudiantes de la especialidad o no.
Es así que los invitamos a participar en nuestros siguientes números enviándonos sus trabajos a :
gdil.boliche@gmail.com

jueves, 24 de junio de 2010

RESEÑA “ESTE AMOR NO ES PARA COBARDES” DE MARTÍN ROLDÁN RUIZ. Editorial Norma. 2009

Ángelo Prado

Martín Roldán Ruiz entró en la escena literaria con la novela Generación Cochebomba (2007), publicada de manera independiente. A pesar de no tener la propaganda ni el interés mediático de otros autores primerizos, la novela se ha difundido de boca a boca y ha sido comentada en varios blogs.
Luego de dos años la editorial Norma ha tenido el acierto de publicar Este amor no es para cobardes, libro que reúne siete cuentos cuya temática son las barras bravas (todos los cuentos salvo uno, tiene como protagonistas a hinchas de Alianza Lima). Los cuentos nos ayudan a entender como el mundo de fútbol puede reproducir comportamientos, prejuicios y estereotipos de la sociedad peruana. De esta forma, tenemos, por ejemplo, el primer cuento titulado “Los Culpables” que refleja como el hinchaje por un equipo puede reforzarse a partir de la discriminación social (los chicos hinchas de la “U” son los discriminadores: “No tuve amigos allí, los pituquitos me largaban como a un extraño, saca la vuelta serrano apestoso, me decían […]. Cierta vez, después de un partido los vi tristes y me sentí bien. Pero la alegría aumentó, porque era Alianza quien había ganado a Universitario” (16).
El equipo de futbol se convierte en el refugio de los excluidos de la nación (fuera de la “comunidad imaginaria” utilizando un término de Benedict Anderson).
Siguiendo esa línea, la barra también reproduce comportamientos de la sociedad peruana, como puede verse en el cuento “Hemos nacido superiores”, donde se percibe la problemática de comprender y aceptar al “otro” (es bastante ilustrativo el epígrafe del mismo “No son ciudadanos de primera clase” de la boca de nuestro propio presidente) y “Batacazo” (término que alude a una especie de golpe de Estado al interior de la barra).
El libro, por otro lado nos hace entender como la violencia del fútbol es una continuidad de la violencia de los años ochenta. Así, podríamos decir que la violencia solo se ha transformado. El lector queda pensativo al saber que ambas se resumen en la opresión del poderoso sobre el débil.
Por otra parte, la técnica narrativa muestra un buen aprendizaje de las enseñanzas que dejó la generación del cincuenta, acaso la más importante generación de narradores del Perú.
Por último, solo queda mencionar los ribetes épicos de las acciones de los hinchas presentadas de manera más sustancial en el cuento que da título al libro, así como también el último del mismo “La camiseta ensangrentada”, donde el honor y la solidaridad son divisas máximas de la barra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada